39psXXZvqhA7POJ0VjDXq26wCJw

Blog sobre Marketing y Ventas, Internet y Redes Sociales, Emprendimiento, Innovación y Administración en especial para personas que quieran iniciar un negocio y Empresarios Pymes

viernes, 20 de septiembre de 2013

10 Reglas de Oro para que sus E-Mails Marketing lleguen a su Destino


Reglas de oro para que sus e-mails marketing lleguen a su destino

En la actualidad el email ya no es una novedad y su uso se encuentra altamente difundido y reconocido. La evolución constante y acelerada de las nuevas tecnologías nos brinda diversas maneras y alternativas de comunicarnos con nuestros clientes, de una manera más inmediata y personalizada. Mejor aún la existencia del internet permite comunicarnos con nuestros clientes en cualquier momento y en cualquier lugar.


El avance en los dispositivos móviles y especialmente en los teléfonos permite enviar información directamente a nuestros clientes, en forma segmentada, a través de Mensajes (SMS) a muy bajo costo.  Sin embargo muchas empresas no son conscientes del poder de esta técnica de comunicación y hacen un mal uso de ella, rayando con el abuso. A diario recibimos cantidad de correos que nos ofrecen productos y servicios que no nos interesan, que no compraríamos y que no hemos solicitado; eso es lo que conocemos como spam, y se va directo a nuestra carpeta de “correo no deseado”.  

El spam aparece como resultado de una forma errónea de realizar marketing. Actualmente existen varios mecanismos que nos permiten evitar esa situación, me refiero específicamente al mecanismo de permission- based E-Mail marketing o E-Mail Marketing de Permiso, que consiste en enviar comunicaciones solo a aquellos usuarios que han dado su permiso para hacerlo. De esta manera evitamos realizar campañas spam que destruyen la credibilidad y reputación de nuestra empresa o marca, e informar a nuestros clientes temas que son de su interés, a través de los medios que ellos escogieron y que específicamente nos han solicitado.

De esta forma nuestra forma de comunicación nunca será considerada como invasiva.

Pero ahora entonces la pregunta es ¿Cómo podemos conseguir el permiso de nuestros usuarios-destinatarios?

El permiso de nuestros destinatarios se puede conseguir de diversas maneras:

Doble Opt-in: En este sistema el usuario nos solicitara su registro en un listado, y le enviaremos un mail de confirmación de su registro en nuestra web. Cuando el usuario conteste nuestro mail de confirmación, quedará incluido en nuestra lista de envíos.

Opt-in: Es igual al procedimiento anterior, pero una vez que el usuario solicite su registro no necesitamos la confirmación del usuario.

Opt-Out: En este mecanismo el usuario no solicita el registro, somos nosotros los que lo agregamos a nuestra lista, y dentro del mail que le enviamos le ofrecemos la opción de darse de baja del servicio. Algunos consideran esta técnica como spam, por lo que se recomienda utilizar preferiblemente las otras dos opciones.

A continuación relaciono las 6 Cs que se deben respetar según Karen Talavera de Synchorinicity Marketing, para desarrollar un buen sistema de gestión de altas y bajas en servicios de contenidos y suscripción de usuarios:

Consentimiento Consciente: Es la C clave y uno de los puntos débiles del marketing directo. Las formas y los canales por las que los datos de un usuario llegan a una base de datos pueden ser muy diversas. En muchos casos el usuario no es consciente de cómo capturan, archivan y procesan sus datos y muchos de ellos se recogen sin el consentimiento del usuario.

Criterio: Además de poder elegir si suscribirse o no, el usuario debe tener la posibilidad de elegir según su criterio personal, entre otras opciones, las relativas al contenido, frecuencia de envíos y otros aspectos.

Claridad: El marketing de permiso requiere claridad tanto en la fase de petición del permiso para enviar mensajes al usuario como en la fase de recolección de datos.

Confianza: La confianza también es clave para el permiso, y está basada en la credibilidad de la empresa o marca. Que un usuario decida suscribirse a un servicio de envíos va a depender en gran medida de ese nivel de confianza.

Control: Se trata de ofrecer control sobre la información y el servicio a los usuarios, no de intentar controlarlos. Hay que permitirles que modifiquen sus preferencias respecto a los contenidos, canales, datos personales, uso de los datos, abandono de procesos comunicativos o finalización de la suscripción.

Confirmación: El último paso en cualquier proceso de marketing de permiso es la confirmación. Es clave en el proceso de suscripción (opt-in), y sirve para verificar que el e-mail es correcto, modificar datos personales, facilitar el contacto con el proveedor del servicio, facilitar el proceso de baja del servicio (opt-out), etc. La confirmación tendrá que darse también cada vez que el usuario haga una modificación en sus preferencias o datos, así como en la baja del servicio.

Ahora sí, a continuación las 10 Reglas de Oro para que sus e-mails o sus newsletter lleguen a su destino:

1.   Respeta la Normatividad: Se deben acatar estrictamente las normas de cada país relacionadas con la privacidad de la información y las comunicaciones electrónicas.

2.   Aplique los mecanismos existentes para conseguir el permiso del destinatario: Recibir el permiso de sus destinatarios es la clave del éxito para el envió de e-mails. Asegúrese de que envía su boletín solo a quien quiere recibirlo.

3.   Envié E-Mails que sean útiles, relevantes y que aporten valor: Los usuarios exigen que los boletines sólo contengan información útil. De entrada, quieren que contengan lo que se les prometió cuando se inscribieron. Empiece a capturar datos de sus suscriptores vía encuestas o en el formulario de suscripción. Con el tiempo será capaz de enviar contenido más relevante, reduciendo el riesgo de que sus suscriptores consideren su e-mail como spam.

4.   Cumpla con las expectativas de sus suscriptores y no abuse de la frecuencia en los envíos: Nada puede disparar la insatisfacción de un suscriptor tan rápido como los continuos e-mails que no cubren sus expectativas, ni en los contenidos ni en la frecuencia con que se mandan. ¿Prometió  un contenido valioso e informativo pero sólo manda propaganda de sus productos? ¿Prometió un boletín mensual pero sólo manda promociones semanales? Un estudio reciente muestra que la definición que dan de spam el 65% de los hombres y el 56% de las  mujeres es: e-mails de una compañía con la que hemos tenido una relación comercial y que se reciben demasiado a menudo.

5.   Use proveedores que tengan buena reputación: El e-mail comercial se está volviendo más difícil con las restricciones legales y el incremento de los filtros de los proveedores de  servicios de Internet (ISP). Hasta un 22% de los e-mails enviados con permiso nunca llegan a sus destinatarios. Utilice los servicios de proveedores de soluciones de e-mail marketing que dediquen grandes recursos a manejar las relaciones con los ISP, controlar los envíos y respetar las leyes actuales sobre envío de e- mails. Si usted no tiene recursos similares, o un experto en su empresa, contratar a alguien  externo puede ser la mejor manera de que sus mensajes lleguen a su destinatario.

6.   Use un remite corto, reconocible y consistente: Antes de abrir su e-mail, un usuario tiene que reconocerlo a usted, a su compañía, a su publicación, y recordar que había pedido ese e-mail. Esto lleva a muchos usuarios a clasificar como spam e-mails que sí habían  pedido, o a borrarlos sin ni siquiera abrirlos. El remite de un e-mail es lo primero que el receptor mira cuando está decidiendo si abrirlo o no. Si su dirección de e-mail es complicada es muy probable que reciba un gran número de quejas, bien  directamente o, lo que es peor, al ISP, y puede causar el bloqueo total de sus envíos.  

7.   Solicite ser añadido a la libreta de direcciones: Muchos sistemas de correo como Yahoo,  Hotmail/MSN o Microsoft Outlook no aplican los filtros cuando la dirección del remitente está en la agenda del receptor. Ésta es otra buena razón para mantener la misma dirección a lo largo del tiempo. Una vez que su dirección de remite esté en la agenda del suscriptor, sus e-mails llegarán con los enlaces y las imágenes intactos.

8.   Mantenga actualizadas sus listas de envió: Si no mantiene limpias sus listas de envío es posible que sus boletines queden bloqueados como probable spam. Muchos ISPs usan  filtros de calidad para detectar si el remitente está haciendo envíos a un gran número de  direcciones no válidas. Algunos filtros bloquean a partir de porcentajes de rebotes, o e-mails devueltos al remitente, tan bajos como el 10%. Incluso las listas cuidadas pueden  llegar a ese porcentaje, ya que se calcula que hasta un 30% de los usuarios cambian de e-mail cada año. Para que se mantenga limpia, controle sus rebotes de forma regular y  elimine de sus listas las direcciones no válidas.

9.   Elimine periódicamente los suscriptores que se den de baja y responda a las quejas puntualmente: Por muy a rajatabla que siga estos consejos, algunos suscriptores querrán dejar de recibir  sus boletines. Nada causaría más problemas a la eficacia en la entrega que ignorar las quejas y las peticiones de baja. Facilite a los usuarios que así lo deseen el darse de baja de sus listas de distribución. también es importante que revise la dirección de correo electrónico que haya proporcionado para recibir quejas. Éstas le permitirán saber si informa bien a sus suscriptores sobre los contenidos y la frecuencia de envío en el momento de la inscripción.

10.               Evite frases y palabras comunes en el spam: El método más usado para filtrar e-mails son los filtros de contenido que buscan sistemáticamente las palabras más utilizadas por los  spammers. Evite incluir frases y palabras promocionales, multiplicar los signos de exclamación o poner todo en mayúsculas; son las tácticas más usadas en el spam.

Artículos Relacionados: